Tot es una de las piezas claves en el panteón de mitos egipcios. Nos atrevemos a hacer esta aseveración, porque él era el que comúnmente intervenía como contrapeso en conflictos importantes, para que la balanza no siempre se inclinara hacia el mismo lado.

Mitos egipcios: Tot

De hecho, los egiptólogos dicen que Tot debe ser considerado como un escribano divino, ya que fue él quien creó el alfabeto y sin éste, le hubiera sido imposible comunicarse al hombre a grandes distancias, pues los mensajes orales se pierden con el tiempo. En cambio, las palabras escritas permanecen para la posteridad.

Si le asignáramos a esta divinidad el género masculino, tendríamos que poner a Maat como su contraparte, ya que ella era la encargada de mantener estable al universo.

Hablando de eso, Isis le estuvo eternamente agradecida, puesto que debido a su intervención fue que pudieron encontrar los fragmentos del cuerpo de Osiris para que éste pudiera resucitar y así colaborar en la procreación de Horus.

Mi historia favorita que involucra a Tot es la que tiene que ver con la inclusión de cinco días al calendario. Antiguamente, el instrumento para medir el tiempo solamente era de 360 días. En una ocasión Nut se acercó a Tot y le pidió que la ayudara ya que sufría de esterilidad.

Él fue a buscar a Jonsu el dios lunar para ver si podía quitarle un poco de su brillo y así dárselo a Nut, con el propósito de que ésta utilizara esa luz para quedar embarazada. Jonsu y Tot acordaron que si el primero perdía, le haría entrega de la quinta parte de su energía.

Como ya dijimos, la suerte siempre estuvo del lado de Tot, así que al tener la energía en su poder, fue capaz de crear cinco días más en el calendario y con ello ayudar a su amiga.

Por último, Jonsu nunca pudo recuperar su poder completamente. Es por ello que la luna no brilla de la misma manera a lo largo de un mes.


La noche de las manos frías Leyenda corta La cueva infernal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *